Globered
Consigue tu propia pgina web
0 0 0

los habitantes del amazonas

Por: marlonadrian | Publicado: 05/05/2011 19:12 |
Los 'habitantes' del Amazonas
Los 'habitantes' del Amazonas

El Amazonas, el segundo ro ms largo del mundo, constituye el hbitat natural de una gran cantidad y variedad de animales. El texto que sucede a esta breve introduccin recoge las principales especies acuticas, as como las aves de la regin que, aunque nidifiquen y descansen sobre los rboles de la ribera, se alimentan de los peces que pueblan las aguas de este caudaloso curso fluvial.

Fragmento de El Amazonas, el infierno verde.

De José Manuel Rubio Recio.

Captulo III: La vida animal: un mundo de especialistas.

Las aguas amaznicas son muy ricas en peces. Lo sabamos porque la pesca era una actividad usual en las tribus primitivas. La investigacin nos lo prueba después. Al igual que también nos dice que son ms ricos los ros brancos que los ros pretos, porque las aguas de estos ltimos son ms pobres en nutrientes. Se estima que las cuatro quintas partes de las 2.500 especies de peces fluviales de Suramérica habitan en el Amazonas y el Orinoco. En un radio de treinta km en torno a Manaos se han colectado 700 especies. Vamos a hablar de algunas significativas.

Desde un punto de vista econmico, un pez de gran valor en el abastecimiento de las poblaciones del ro es el piraruc o pez rojo gigante (Arapaima gigas), que puede alcanzar los cuatro metros de largo y los cien kg de peso.

An los hay mayores en el numerossimo grupo de los llamados peces gato, tetraodontos, aunque entre ellos hay también especies muy pequeas.

Dentro de este mismo orden est incluido un pez, que ms parece por su forma una anguila gigante y gruesa, que tiene la propiedad de producir descargas eléctricas potentes. Por eso se le llama anguila eléctrica (Electrophorus electricus), aunque también se la conoce con el nombre de gimnoto. Hay un reducidsimo nmero de peces que, como éste, pueden producir descargas eléctricas, pero ninguno con la intensidad de la anguila eléctrica, a la que se le han medido descargas de 550 voltios como cosa normal. Cabeza y cola son los polos de esta batera viviente: el choque de la cabeza con la presa produce una desviacin del campo magnético y salta la corriente hacia la presa atontndola o inmovilizndola, cosa que puede ocurrir hasta con los grandes mamferos domésticos. Por qué no se autoelectrocutan estos peces? Cmo han desarrollado los rganos eléctricos? Cmo es que permanecen aislados en un medio tan buen conductor de la electricidad como es el agua?. Son muchas las preguntas que se pueden hacer, y siguen sin contestar, sobre este pez amaznico que prefiere las aguas tranquilas y semipantanosas a las movidas y rpidas.

Son famosos los peces llamados piraas (Serrasalmidae), pero dentro de las diversas especies que habitan el Amazonas slo algunas hacen honor a su fama de carnvoras. Poseen unas mandbulas potentes con dientes afilados y cortantes, desproporcionados con respecto a unos cuerpos que no suelen superar los 25 o 30 centmetros. Operan en manadas de cientos de individuos y es la presencia de la sangre y su olor lo que despierta su agresividad. Si el ataque se produce, en pocos minutos pueden dejar limpio de carne el esqueleto del animal atacado, por grande que sea.

Son mltiples las especies de peces que consumen insectos y, sobre todo, mosquitos. Y una especie en concreto, el gupy (Lebistes reticulatus), que es un pez pequeito, con poblaciones elevadsimas y de rpida multiplicacin, ha sido introducido en otros lugares de la tierra como instrumento de lucha biolgica contra las plagas de mosquitos.

Las aguas de algunos grandes ros de la Tierra han sido penetradas por especies estrictamente marinas y se han acomodado a ellas, diferencindose, ms o menos, de sus congéneres ocenicos. Pertenecen al grupo de los mamferos marinos y en el Amazonas existen dos de estas criaturas: el buto, delfn amaznico o ina (Inia geoffroyensis), y el manat (Trichechus inunguis).

El buto o ina pertenece, como su otro nombre indica, a los delfines fluviales (Stenidae) y es, por lo tanto, un cetceo. Tiene un tamao de poco ms de dos metros y se alimenta de peces pequeos y medianos. Al ser animales de respiracin pulmonar, tienen que emerger peridicamente para respirar y lo hacen de forma muy ruidosa. Como los marinos, son inteligentes y domesticables y en ellos se apoyan algunas leyendas de sirenas. Sin que se sepa bien por qué, los indgenas los respetan. En relacin con ello, s es ms sorprendente saber que ese respeto es un fenmeno generalizado a todos los delfines fluviales de otros ros de la Tierra.

El manat pertenece al orden Sirenia y vive en la zona comprendida entre la desembocadura e Iquitos. A diferencia del anterior es herbvoro y consume plantas acuticas. Como sus congéneres ocenicos, las vacas marinas, es voluminoso y puede pesar varios quintales. Dispone de una especie de vlvulas en los orificios nasales, que abre al emerger para respirar. Come hasta llenar su estmago y hace la digestin varado en aguas someras con la nariz fuera del agua.

Acuticas son tortugas y caimanes, pero en determinados momentos utilizan la tierra.

Hay no menos de siete especies de tortugas en el Amazonas de las que una, al menos, ha sido siempre predada por el hombre. Incluso hoy, la demanda se ha extendido fuera del rea y las capturas excesivas estn poniendo en peligro a la especie. Se trata de la tortuga llamada charapa o arrau (Podocremis expansa), de la que nos habl ya Alejandro de Humboldt. Durante el celo y, sobre todo, durante la puesta se renen por millares en islas y playazos, y esos son los momentos de la captura o de la cosecha de huevos. Algunas tribus colectan cras y huevos y los transportan a lagunazos controlados, en los que les proporcionan alimento, cebndolas hasta el oportuno momento de consumirlas. El rendimiento de carne obtenida por este procedimiento, comparado con el que se obtiene con la prctica ganadera en la Amazonia, es notablemente alto. Hasta 400 veces mayor por unidad de superficie. Si en vez de la tradicional predacin se generalizase este sistema, conservaramos la especie tratndola como un recurso renovable, que es lo que debe hacerse.

El caimn negro del Amazonas (Melanosuchus niger) es el equivalente al cocodrilo africano y, como él, puede alcanzar algo ms de 4 m de largo. Mayor es el Crocodilus intermedius, que alcanza los 7 m. Los yacarés (caimn), en cambio, son ms pequeos que los primeros. Cada una de las especies ocupa un tipo determinado de aguas, ms o menos profundas y ms o menos rpidas. Todos comen carne y prefieren capturar a aquellas presas que se aventuran por las orillas, pudiendo, los mayores, en ocasiones, atacar al hombre. Las tortugas son otras de sus presas favoritas. Resultan fciles de ver para el habituado, aunque parecen troncos varados en las orillas bajas de los ros.

Con la abundancia de pesca que citamos al principio de este epgrafe, no resulta raro que el Amazonas posea la especie de nutria ms grande de las existentes, la arirai (Pteroneura brasilensis), cuyo cuerpo slo llega a un metro de largo. Adems, hay otras dos especies ms pequeas. Las nutrias, en general, son de hbitos nocturnos y durante el da reposan refugiadas en alguna cueva. Sin embargo, la arirai es diurna y no excesivamente difcil de ver.

El continente de los marsupiales, que son unos mamferos arcaicos, es Australia, en donde se han conservado, frente a otros continentes, por el aislamiento en que ha permanecido. Suramérica, también aislada en otras épocas, pero unida con posterioridad, perdi la mayora de las especies de aquella fauna, pero conserva algunas, las zarigeyas. En su mayora son nocturnas y arborcolas, salvo una, la cuica (Chironectes) que resulta ser el nico marsupial de hbitos acuticos del mundo. Nada con facilidad gracias a sus patas posteriores palmeadas, haciendo sus giras por las aguas mansas de las orillas de los ros en busca de peces, ranas y crustceos diversos que componen su dieta.

Si bien no es lo mayor del ro, s se la considera el monstruo amaznico por excelencia. Me refiero a la serpiente anaconda (Eunectes murinus) que, aunque prefiere como medio el agua para vivir, la podemos encontrar haciendo incursiones por las orillas y sus rboles. Sobre sus dimensiones se ha especulado mucho, exagerndolas; hoy, se admite como longitud normal la de ocho m, a pesar de lo cual no es la mayor del mundo, récord que posee una pitn asitica. Captura a los animales que se aproximan a beber a las orillas y mata por constriccin.

En el mundo de las aves hay diferentes grupos que estn vinculados a las aguas para su alimentacin, aunque para su nidificacin, cra y reposo puedan utilizar los rboles. Enumerando slo los que cuentan con mayor nmero de especies, estn, por un lado, las antidas y afines; por otro, los limncolos; y, finalmente, las zancudas. Al no existir espacios abiertos no son tan significativas como en ellos, pero constituyen conjuntos numerossimos.

Cigeas, garzas e ibis son muy llamativas. Impresiona el garzn soldado (Jabiru nycteria) con su metro treinta de alto, su cuello de botella su largo y grueso pico. El garzn cenizo (Ardea herodias) y la garza morena (Ardea cocoi) también rebasan el metro de altura y pescan disparando su cuello y pico con rapidez fulgurante. Los mayores contrastes de colorido nos lo proporcionan las varias especies de garzas blancas y los ibis blancos, corocoros blancos (Eudocimus albus), con los ibis rojos, corococos colorados (Eudocimus ruber) y las esptulas rosadas (Ajaia ajaja), tanto en solitario como mezcladas.

Las antidas son menos conspicuas y solo se registran diez especies en el Amazonas, con los ms diversos hbitos, habiendo una, el pato de los torrentes (Merganetta armata), que, como su nombre comn indica, prefiere las aguas de los rpidos o torrentes.

Los limncolos y los rllidos, que son otro grupo nutrido, constituyen una legin innumerable de especies. Lo que nos ocurre con las aves acuticas es que, por su capacidad de desplazamiento, muchas, sin ser migrantes, s son divagantes, y no son tan exclusivas de determinadas regiones como algunas de las terrestres.

Si hubiera que resear algn ave, relativamente vinculada al ro, por su carcter excepcional, acudiramos al hoatzin (Opisthocomus hoazin), también llamado faisn oloroso, por su porte corpulento, su olor almizclado y su cresta despeinada. Se instala en los rboles o arbustos de las orillas de los ros o los pantanos y es muy torpe de vuelo y actitudes. Incluso para moverse entre las ramas tiene que ayudarse de apoyos con las alas y la cola. Es vegetariano y su alimento lo constituyen, entre otros, las hojas de mangle. Sus cras logran ms movilidad porque desarrollan unas garras suplementarias en el codo del ala, con las que se enganchan a las ramas, equilibrndose.

Fuente: Rubio Recio, José Manuel. El Amazonas, el infierno verde. Madrid: Biblioteca Iberoamericana. Ediciones Anaya, S.A., 1988.

Comenta